Creo envidia, y creo en ella

22.4.14



La envidia en el mundo corrompe mis venas por querer hacerme partidaria de su tristeza. Hay quien se entrega con ojos cerrados y pecho abierto a esa batalla y yo, que nunca he creído en las ciencias que dibujen las posibilidades exactas de morir en el intento, no voy a ser menos que quienes han perdido la fe. Buscar sin creer es como mirar sin ver pero sigo esperando el método que responda a todos mis porqués.
Si el mundo gira, ¿por qué yo no?
Si ellos se encuentran, ¿por qué yo no?
Peleo contra mis males y mis verdades, con el pasado y las letras-puñal que resplandecen como luces de neón ante mi cuerpo, que me tatúan verdades incontestables y me seducen con la envidia como pecado capital. Pero acuso, rasgo y muerdo y no hay quien me tome en serio y yo creo, firmemente creo, que ya no puedo creer en algo que no sea marcharme de mi propia piel y mis sentidos, de mi conciencia y mi concepción del mundo. Puede que la única solución sea fundar una religión a quien se acoja todo aquel que sepa de las lecciones de la vida y aún así prefiera aferrarse a lo que irracionalmente dicta el alma.
Arrojarse a la batalla con los ojos cerrados y el pecho abierto.
Pero a veces gana el frío, y es difícil creer en algo más que en la envidia.

2 palabras:

Oski dijo...

Confío en las personas que se lanzan a la batalla con los ojos cerrados y el pecho abierto, aunque gane el frío. Basta ya de corazas y de ir arrollando, eso es lo que hace que no llegue nunca el calor.

Hay envidias sanas y en las que hay creer siempre y otras que mejor lejos.

Ana. F. dijo...

Hay envidias que nos empujan a ser mejores, quien sabe, tal vez sea el comienzo de un circuito de mejora :)

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.