Oda a Energía y Motivación.

31.3.14

Esta mañana no paraba de pensar en Henrie, y pensé en escribir sobre él... Luego un suceso en los pasillos me ha hecho horrorizarme, y pensé en escribir sobre él... Pero hace una hora la vida ha vuelto a saludarme desde aquel balcón, y he decidido escribir sobre ellas.

El rencor, esas cenizas de aquel fuego que ardió con pasión y se apagó con violencia, las heridas abiertas en las que la sangre no se atreve a asomarse, el morder de labios con tanta fuerza que ni mi pintalabios número 535 podría igualar su color, el dolor de sentir hervir tus arterias.. Amargo rencor.

La nostalgia, aquella que se empieza a sentir antes de que llegue su momento, el derretir del cerebro que no sabe qué camino tomar para pensar lo adecuado, las gotas de carne que derraman tus facciones al derretirse con el frío de la ausencia, ese animal que araña por dentro quién sabe qué... Vacía nostalgia.

No encuentro un sentido, tampoco lo busco, sólo sé que pese al rencor, a la nostalgia, el tiempo y el espacio que fluyen con los minutos, nosotras siempre seremos constantes en la vida, ellas siempre serán mis constantes, mis constantes vitales... Energía y Motivación, mis hermanas de entrañas y de sangre, compañeras de vida y guardianas de emociones.

Gracias por acompañarme desde que nací.

1 palabras:

Oski dijo...

Y mientras sigan ahí todo irá bien, aunque la ciudad parezca derrumbarse :-)

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.