Inocencia.

4.2.14

No sé si fue coincidencia lo que me sugirió el título de la novela de Linzi Glass "El final de la inocencia" a las 20:42 con lo que sucedió aquel mismo día a las 20:58. Tan sólo dieciséis minutos tardé en poner el chubasquero a mi mochila, bajar las escaleras de la biblioteca y caminar hacia mi casa.. Dieciséis minutos hasta encontrarme con él. No era la primera vez que nos veíamos, su abrigo del Real Madrid se había cruzado conmigo, un tanto apesadumbrado, al volver del instituto y también se había posado durante horas en una silla del "Área de Lectura" enfrente de mí. Su andar vacilante, su mirada intensa de ojos claros... Era imposible que pasase desapercibido.

A las 20:57 una sensación extraña de aquello que llaman "instinto" que acostumbra a equivocarse, me incitó a agarrar con fuerza mi manojo de tres míseras llaves, y justo cuando sonó aquel "tac" en el reloj, él apareció de repente, pasando desapercibido por una vez, e intentó besarme. Aquel hombre de pelo blanco, unos cuarenta años y aspecto descuidado, había emergido del entrante de aquel garaje para empujarme contra la pared, centrándose en que no fuese difícil, no me moviese, no gritase demasiado... por ahora. Por cuarta vez en mi vida (entre unas tres mil) el instinto tuvo razón y el reflejo de hundir una de mis tres míseras llaves en su globo ocular izquierdo me dio la ventaja suficiente como para correr hasta mi edificio, abrir el portal y correr escaleras arriba hasta estar a salvo.

Y el resto... El resto ya lo conocen ustedes, señores policías, los traumas, los reclutamientos en casa, el acoso continuo de aquel hombre furioso... No podía permitir sentirme desprotegida, no podía permitir que el primer día que logré hacer sola el mismo camino, él me obligase a repetir el  proceso de nuevo...

... Aquellos cuatros navajazos, aquel sonido de ambulancia, y aquel puesto en el tanatorio que ocasioné con mis actos fueron en defensa propia y del resto de la sociedad.

1 palabras:

El Chico Con Cianuro dijo...

Me ha gustado mucho. Tendrá continuación?
Abrazos con cianuro.

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.