En estupidez, gano por reincidencia.

12.7.13



Hay quien dice que de los errores se aprende pero, siendo sinceros, todos sabemos que no es así. Vemos la piedra y, no es que tropecemos, es que nos tiramos en plancha encima de ella, nos rasgamos la piel con sus esquinas y disfrutamos rebozándonos en el barro. Y cuando el universo, harto de nuestras desdichas, obra un milagro y le pone patas a esa piedra para que huya, corremos detrás, la perseguimos dejándonos la vida y el aliento en esa carrera estúpida, como estúpidos que somos.
Y al final, con tanta fijación por los tropiezos, empiezo a plantearme si no estaremos confundiendo la metáfora y sea el suelo el lugar perfecto para seguir avanzando. Que quizá el error sea pensar que la piedra es el error. Que quizá seamos nosotros los que hacemos tropezar a la piedra.
No lo sé.
Pero mientras sigamos dispuestos a cargar con ella, no podemos quejarnos y considerarla un obstáculo.

1 palabras:

Sheyimash dijo...

Qué buena reflexión: "Que quizá el error sea pensar que la piedra es el error. Que quizá seamos nosotros los que hacemos tropezar la piedra".

Al más puro estilo de un koan zen. Abordar las cosas desde perspectivas aparentemente trastocadas o absurdas, nos puede dar a veces más respuestas de las que imaginamos.

Salud (mental)!

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.