To be kicked when you're down

17.12.12


Sé que esta noche será de insomnio. Llegarán las cuatro de la mañana y yo continuaré dándole vueltas a la cabeza, al mundo, a mi mundo. Llevo todo el día en tensión, todas estas horas (y en realidad ya son casi 24) apretando mandíbulas por ver si así duele menos, si se camufla un poco mejor. A veces no me ha quedado más remedio que bajar la mirada o, directamente, cerrar los ojos, pero el truco por lo general funciona. Nadie hace preguntas. Yo no hago preguntas. Supongo que es la costumbre, este rutinario sentimiento pintado de gris. Ya no me quedan más “por qués” en la cabeza, ninguno que no muera en mis labios y se emborrone como la tinta de este papel (con la que está cayendo sobre ella).
Y yo sólo tengo este aferrarme a un clavo ardiendo, que me quema el alma y la piel, pero al menos es mejor que el vacío. Cualquier alternativa, por patético que resulte escogerla, será mejor que caer de lleno en la oscuridad, un abismo que conozco por esporádicas visitas pero en el que no he llegado a vivir. Sin embargo, un par de vistazos fueron suficientes para caer en la red que tejió con el miedo que creó en mí al mostrarme que el Infierno es el lugar más frío del planeta.
Paradójico; toda una vida inyectándonos el temor a las garras del Averno, al fuego de su castigo, para confundirnos cuando el frío se instala dentro, tan, tan dentro y tan intensamente que es difícil creer que vaya a encontrar la salida, y más aún lo es darte cuenta de que éste debe ser el castigo por haberle fallado a alguna divinidad que algo tenía que estar esperando de ti (y por tanto algo debes haber hecho mal).
Quizá, en realidad, simplemente lo merezco.
¿Por qué he de pensar que no es justo sentirme así, que las cosas se hayan dado de esta manera, cuando no tengo más pruebas que la objetividad de mis lágrimas (ésas que aún no me atrevo a dejar escapar)?
Tal vez es el modo de mostrarme que nunca seré capaz de sentir mi mundo en calma durante más de 48 horas en el mejor de los casos. Lo que me pregunto es por qué la vida tiene que enseñar a golpes, a puñaladas por la espalda. No niego que así sea más fácil comprender la lección (aunque yo nunca aprendo), pero al menos podría ofrecer la oportunidad de explicarlo con otros métodos antes de emplear el arma (mortal) definitiva.

No sé, Invierno, no sé quién te enseñó a descoser heridas y hacer más duro el bombear de un corazón, pero debo reconocer que fue el mejor maestro que este mundo ha conocido. Te mostró la manera más eficaz de romper a alguien en pedazos por dentro mientras la estructura externa continúa siendo una figura que parece irrompible.

Impecable trabajo.

No lo puedo negar.

1 palabras:

Luciérnaga dijo...

En mi caso el Invierno me cura, me acuna a su antojo y me hace olvidar los otoños que me muerden el alma, rabiosos... Solo tienes que aprender a cobijarte en el frío de sus abrazos, y verás como te duele menos :)

Nunca dejes de preguntarte por qué mereces lo "malo" que te pasa, nunca dejes de luchar para combatirlo y para salir de allí y quizá, para lo próxima vez aprender de una manera bonita (aunque dudo que ninguno de nsotros aprendamos así tristemente...)

Hace poco leí una frase de Paulo Coelho, espero qe te ayude tanto como a mí: "Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos"

un besito!

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.