18.12.12


¿Yo? ¿Actualizando tan seguido? Sí, es raro, pero antes he escrito esto yyyyyyyyyy me siento orgullosa, y ya que no ocurre a menudo, pues lo dejo por aquí.

Leí tu piel hasta que acabó el año y después la historia volvió a comenzar. La de dos cuerpos, dos almas y dos corazones desgastados después de los delirios de un destino absurdo que tomó las riendas del asunto. Dos derrotas con espinas que buscaban curar sus heridas, sabiéndose dueñas de las herramientas para lograrlo, pero que se negaron a ello por su falta de valor. Fue una ilusión marchita ahogada en los bordes de una autopista con un peaje demasiado alto como para permitirse cruzarlo. Aunque, tal vez, nunca lo fue tanto, sino que el frenazo fue consecuencia de ese miedo al fracaso y la desconfianza en la vida (y aquello en lo que ya poca gente cree porque su llama se apagó). Pero tu espalda lo confesó todo y tu respiración me susurró que no habría nada que pudiera romper el muro que se encontraba 100 kilómetros más allá de nuestra vista. Y yo no quise creerlo, así que volví a perderme en los secretos de tu cuerpo, buscando un pequeño resquicio del más ínfimo sentimiento.
Hasta que yo también perdí la fe (y cada vez hay menos gente que confía en la vida y en aquello en lo que ya pocos creen, porque su llama se apagó. Como hizo la mía).

3 palabras:

Shadow dijo...

Primero, al leer "Hasta que yo también perdí la fe" un escalofrío me ha recorrido la espalda. Ha sido el punto álgido de un texto del que, definitivamente, tienes todo el derecho a sentirte orgullosa :)
Y segundo, me encanta que actualices tan a menudo, es un placer tan delicioso leerte que tiene que engordar o estar prohibido, seguro. O puede que incluso ambas.
En serio, nunca dejes de escribir, porque entrar aquí es uno de los pocos vicios que me concedo.
Un beso enormísimo, y feliz navidad, de paso ^^

Shadow dijo...

Bueeeeno, vale, no has actualizado pero te comento igual, aunque solo sea para recordarte lo mucho que me encantó tu texto de ayer (juas, qué exclusivo me siento al saber que soy tal vez el único que lo leerá, soy un VIP ^^).
Para eso, y para discutir: nunca te he superado, y dudo que nunca lo haga, porque tus textos son simplemente perfectos. Punto.
Por otro lado, me alegro de que te gustase el texto, intenté darle un toque optimista sin salirme de mi gusto por lo amargo, pero no estaba seguro de si la gente lo percibiría. Cómo me encantan tus comentarios, chica :)
Un beso enormísimo, y mucha inspiración, a ver si nos sorprendes con un nuevo texto antes de Año Nuevo ^^

Luciérnaga dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, al final lo único que nos queda es haber vivido esos momentos aunque ya no estén y una parte de nosotras siempre los eche de menos..
Bueno, sinceramente espero que a tí no te llega ese momento... Pero si te llega, yo espero haberlo pasado ya, y al leerte poder comprender algo de lo que estás pasando :)
Por cierto, esta entrada .. magistral!
un besito

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.