These things never seem to last long.

28.11.12


Explícame cómo espantar el miedo si ni los gritos le asustan, si hay rincones demasiado oscuros en los que el eco rebota y mi voz pierde la razón, congelada en un instante en que la temperatura desciende un par de grados bajo cero. Señálame la entrada, la salida, algo, un porqué, una respuesta a la cordura perdida, demencia entrelazada con retazos de una ilusión que creí controlada y que sigue rompiéndose a cada minuto. Por momentos incontrolable. No es extraño cuando no hay nada que esperar. Resignación, tal vez. Perder, seguramente. No se puede luchar contra lo que no está en tus manos y no siempre los laberintos tienen una vía de escape (me pregunto qué ocurre al perderse; ni entrada ni salida, estás atrapado).
Huir. Ojalá fuese capaz de huir, pero hace tiempo que entré en el juego, sabiendo que tarde o temprano el miedo iba a ganar la batalla. Aunque tal vez erróneo ese nombre; no es miedo, sino evidencia.
¿Qué hago aquí parada, en mitad de la nada, si sólo queda esperar que, tal vez pronto, miedo y realidad ya no tengan diferencias?

1 palabras:

Shadow dijo...

¿Peeeeerdona? ¿Que tú no me comentas porque te gusta mucho el texto? Pues entonces yo a ti no te debería ni devolver la palabra. Explícame cómo lo haces para que, cada vez que me paso por aquí, me parezca que has mejorado cuando, días antes, me parecía imposible superar la anterior entrada.
Y, por desgracia, el miedo es bravucón y persistente, a ese nadie lo asusta. Una vez que aparece es tan difícil conseguir que se vaya...
En serio, es pasarme por aquí y se me queda en el estómago un regusto amargo que me encanta.
Nunca dejes de escribir, por mucha envidia mala que me des :)
¡Muchísimos besos!

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.