Llueve.

15.11.12


Llueve. No sé a qué lado de la ventana, pero hay tormenta. Ni siquiera tengo los ojos abiertos y reina el silencio en mi cabeza, pero puedo asegurarte que cientos de truenos, rayos y relámpagos están llevando a cabo un rutinario ritual. No sé lo que significa, no preguntes, la indiferencia hoy es dueña y señora de este territorio que se empapa con cada gota (y ha tenido tiempo suficiente para ahogarse).
Llueve y yo ni siento, ni escucho, ni veo la lluvia, pero sé que está ahí, quizá emborronando palabras, quizá emborronando este papel. Nubes negras cargadas de odio que deben estar por toda la ciudad, quién sabe si han cruzado las montañas.
Llueve. Y tal vez sea lluvia ácida. Qué poco importa ya. Qué poco importas ya.
Llueve. Y tú no te das cuenta de que llueve, de que estuviste a tiempo de abrir el paraguas y sólo diste media vuelta.
Llueve. Y ojalá un día te des cuenta de lo mal que lo hiciste todo. Lástima. Será demasiado tarde.
Porque incluso hoy ya lo es.

2 palabras:

Alejandro dijo...

Hemos pensado lo mismo para escribir nuestra último texto del blog

Shadow dijo...

...
...
...
Vale, empiezas a dar asquete. Sé que te echaba de menos, pero no me parece bien eso de volver a escribir y dejarme tan mal. Eso es muy poco elegante ¬¬
Es que estaba intentando elegir un fragmento favorito, un trocito que remarcar, pero el texto entero es genial. Pero si me pusieran una pistola en la sien, me decantaría por "Qué poco importa ya. Qué poco importas ya". No sé, cuando la he leído ha sido... No sabría definirlo, pero me ha parecido la guinda del pastel.
Y, por cierto, ¿tú escribes estas cosas para hacerme feliz? Porque las escenas con lluvia, por tristes o melancólicas que puedan ser, me encantan (cosas de criarse en Oviedo, aprendes a amar la lluvia).

No, en serio, soy yo el que debe odiarte a ti por escribir tan bien. Así que ten cuidado con tus manos, no querríamos que sufrieran un accidente que te imposibilitase escribir. Ejem.

Muchísimos besos, ánimo con el programa (siento no haber podido encontrar a nadie, pero estamos todos desbordados) y con la universida :)

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.