La calma de la noche se rompe entre tantos ruidos.

29.8.12


Solamente el ladrido de un perro frente a la luz de las farolas rompe el silencio de una calle desierta a estas horas de la madrugada.
¿Qué pasará por su mente?
¿Qué pasará por la mía?
Si la ciudad duerme, ¿por qué seguimos despiertos?
Quizá sean días de reflexionar, de darle vueltas incluso a lo que no nos incumbe, pero al fin y al cabo, el mundo son las personas, y mi mundo son mis amigos, mi familia, la gente que me importa.
Si alguien cae, el sonido me despierta.
¿Quién bota un balón a estas horas?
Tal vez sea un reclamo de mi atención. Un “despierta” camuflado, un “sonríe” sin añadidos ni edulcorantes, un simple “tienes derecho a sentir miedo”.
Una patada a una lata, otro ladrido, y al final la calma de la noche se rompe entre tantos ruidos que nunca me había parado a escuchar.
¿Significan algo más?
Tal vez.
Que estoy viva.
Que estoy despierta.
Que si cierro los ojos mis oídos dibujan la imagen de la que privo a mis pupilas.
Que tengo una cama bajo mi espalda.
Que la ventana está a un leve movimiento de cabeza, y ahí fuera hay un mundo repleto de oportunidades, de lugares que descubrir, personas que conocer, gestos para regalar, recuerdos para no olvidar.
Que la vida sigue y no hay manera de pararla, y el tiempo estancado en caídas o en vistazos al pasado es tiempo perdido, que no volverá, un tiempo que te has robado a ti mismo o que has dejado que sustrajeran. Sin marcha atrás.
Pero, aún así, al frente queda un horizonte inmenso de oportunidades, una moto que acelera por la carretera y miles de sonidos que seguirán recordándote que sigues vivo.
Que al menos hoy, pese al tiempo robado, sigues vivo.
Supongo que después de un rato, los ruidos de la noche, pese a interrumpir la calma, tienen un efecto relajante. Relajante a pesar de la vitalidad que pueden entregar.
¿Quién sabe?
Quizá mañana sea un gran día.
La oportunidad de tu vida puede estar esperándote a la vuelta de la esquina.

6 palabras:

Miss Frenesí dijo...

"un “sonríe” sin añadidos ni edulcorantes"
El problema es que no siempre nos damos cuenta de todas esas oportunidades que nos quedan, de ese horizonte que tenemos delante. Y es que a veces es difícil no mirar atrás.

Un beso enorme bonita :)

Sheyimash dijo...

Magnífico. El "aquí y ahora" susurrándote al oído, y tú nos lo "traduces" muy bien. Me ha encantado esta entrada.

Un abrazo.

Carlos dijo...

No sé elegir una sola frase que me encante, todas son tan... agh, te robaría el cerebro. Que sepa la Ester escritora que no la necesitas, sin ella te las apañas muy bien para complacernos. Jum.
Me encanta todos los significados que pueden esconderse detrás de un simple conjunto de ruidos al azar durante la noche. Y nunca entenderé eso de que la ciudad duerme, el mundo nunca duerme. Si escuchas con atención siempre puedes encontrar el zumbido incesante de la vida en cada cosa.
Y oye, menudo positivismo el de las últimas dos frases, y qué cierto es. Uno nunca sabe qué pasará mañana, siempre puede ser que resulte un día grandioso.

Deja de decirme cosas tan bonitas que me pongo colorao'. Tú sí que tienes arte y mereces que te lo digan, leñes, así que felicidades por tus palabras tan perfectas.

Se te adora :3

Alejandro dijo...

No he evitado pensar sentirme aludido con este texto. Quiero que pienses en esto: lo que haces es necesario para el mundo. Gente como yo, como tu amiga, como un desconocido o como un famoso, puede leer tus pensamientos y reflexiones plasmadas en este texto y... salir de un bache, de ese pozo de dudas y oscuridad en el que parecía no haber salida y la única solución era agacharse, rodearse con los mismos brazos y rezar a ese ente universal y gracioso que es Dios que todo acabe cuanto antes.

Prefiero un texto tan claro, conciso, sencillo y revelador como el tuyo a uno adornado con el espíritu del rococó, cargado de palabras con una esencia demasiado lejana para lo mundano... como los míos.

Mis más sinceras felicitaciones, srta. Legaz.

Shadow dijo...

Las primeras frases no son mucho de mi estilo, ¿eh? xD El resto ya está más en mi línea, no estaba muy seguro de si quedaría bien junto pero había que intentarlo, y me alegro de que te haya gustado. Siempre tengo muy en cuenta tu opinión, aunque te pases de cumplidos :)
¿Y qué es eso de pedirme palabras? Pídeme mis Musas para que te inspiren y así deleitarnos más a menudo, no mis palabras. Si yo supiera escribir como tú, transmitir tanto, no andaría por la blogosfera diciendo cosas así. Y desde luego cualquier cosa que dieras por escribir como yo sería un precio excesivo.
Hay que ver, que con lo bien que escribes aún te quejes... es para matarte ¬¬
Un montón de besos ^^
PD. Suerte con el proyecto de Mentes Corrientes, y de paso también con la Universidad.

Shadow dijo...

Pues al final decidí abrirlo (el blog de reseñas y demás), aunque me falta mucho para ser realmente bueno, así que te recomendaría que esperases unos mesecillos para no encontrarte auténticas c*gadas xD La verdad es que llevaba tiempo con la idea en mente, y tu apoyo me ha servido como último empujoncito, así que te lo agradezco :)
Y no te preocupes si no puedes escribir comentarios extensos, comprendo que la vida de una universitaria es agotadora, así que no te sientas obligada a decir nada. Demasiada confianza hay como para andar con compromisos. Solo cuéntame cuando tengas tiempo qué tal te han ido los primeros días, si te gusta la universidad... ese tipo de cosas, o lo que se te ocurra.
Muchos besos y ánimos ^^

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.