Aquí me quedo, aquí te quedas

16.7.14




Somos el vestigio de una noche que no te vio amanecer porque no estabas, y a pesar de todo a veces pienso que he aprendido a quererte sin quebrarme, y es bonito saber que no es cualquiera quien me espera sino tus manos las que me salvan. Porque he podido vivir alguna que otra mentira pero tú sí eres real y leal a los principios que me juego cuando veo que hoy mi vida son tus gestos, y mis miedos nacen y mueren al compás de tus regresos.
Y aunque sé que juego en una liga en la que hasta el más valiente tropieza y cae, mi vida hoy se basa en que anoche perdí a tu lado lo que me quedaba de pena en los huesos y me sentí libre encadenada a tu abrazo.

3 palabras:

Oski dijo...

No hay distancia posible para dos corazones que laten juntos.

Salud.

Marina Morell dijo...

El amor real es mejor, incluso, que el de las películas. Cuando se siente es como un huracán, que arrasa todos y cada uno de los minutos de tristeza.

Un abrazo.

Ana. F. dijo...

Vaya, incluso en plena polución madrileña leer esto hace que sienta que respiro el aire más puro del mundo.

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.