Bandera blanca.

31.3.13



He mirado a los ojos del pasado y qué extraño encontrar respuestas del ahora en su mirada.
Esos ojos, sin mirarme, me han hablado de la vida, de estos meses apostándome de nuevo el corazón sabiendo que la ruleta está trucada. Se han burlado de mi estupidez, de mis decisiones, de que en determinado momento bajara la guardia y… PUM. El mayor error que podía cometer.
Ojalá pudiera contarte lo que he visto. Mi imagen reflejada en ellos y mi vida era una copia exacta de lo que era yo hace unos años.
Y… esos ojos no saben lo que viene después.
Pero yo sí.
Y a veces lo veo tan cerca, y a veces tengo tanto miedo, que me pregunto por qué continúo enganchada a estas cadenas, dejando que se fundan con mi piel, en lugar de romperlas.
De romperme.
Y dejarme de pedazos, que yo lo que necesito es un terremoto que mate el tiempo y acelere la retirada.
Ya sólo pido una tregua.
Apartarme yo del camino.
(y que después una mirada me lo recuerde todo…)

4 palabras:

Momo Storyteller dijo...

Me alegra volver a leerte E. aunque triste, precioso por como logras describirlo..

(espero que estés bien)

abrazo
enorme

María Isabel GS dijo...

Acabo de descubrirte por casualidad y vengo a quedarme.
Me gusta cómo escribes y cómo le das fuerza a esos sentimientos mediante palabras.

Un saludo desde http://retales-de-mis-noches-de-insomnio.blogspot.com.es/

Luciérnaga dijo...

Hacia mucho que no me pasaba por aqui, pero sin ninguna duda ha merecido la pena..
Me veo tan dentro de lo que has escrito, lo siento tan profundo...
Es increíble que puedas expresar algo así de forma tan nítida, de verdad.

bull dijo...

Acabo de encontrarte por el blog de maria isabel... Ví tu comentario, así poderoso, paso a leer y encuentro esto... Pues si...PUM!!
Yo no veo tus ojos, pero si siento con tus letras, que tambien son reflejos, puertas y escaleras a otra dimensión.
Me gusta.
Saludos.

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.