8.11.12


El camino nos avanza a trompicones pero ¿qué importarán las espirales de lógica perdida si ya no hay laberinto que me enrede? Tengo una brújula, que no es mía, pero me encontró y dejé de estar perdida y podrá el miedo llamar a la puerta de atrás (que sabe bien de su debilidad) que no por ello olvidaré mirar al frente. Mejor dejarlo todo en manos del azar, con lo que le gustan las sorpresas. Yo prefiero dedicarme a escribir(te) para que no se me amontonen las palabras, que luego escapan caóticamente y no hay tinta que pueda ordenarlas.

1 palabras:

Shadow dijo...

Madre, tres entradas en menos de quince días. ¡Qué envidia ;_;! Se ve que a algunas no os falta la inspiración.
Me gusta este estilo, más caótico y libre. Como si simplemente te sentaras delante del teclado y dejases que todo saliera. Parece tan natural, tan fluido...
Y también me gusta eso de ignorar el miedo, o aprender a convivir con él en lugar de dejar que nos atrape. Seguir avanzando aunque intente enredarnos con sus golpes bajos.
En serio, simplemente precioso. Espero que esta etapa de prosperidad continúe, porque me encanta poder leerte tan a menudo :)
¡Muchos y muy grandes besos!

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.