:)

5.7.12

Vuelvo a sentir las palabras en ebullición luchando por escapar de mis dedos, sus chispas recorriendo mi organismo, las historias revoloteando por mi cabeza. Para mí la escritura siempre ha sido sinónimo de vida y, por eso, cuantas más ganas tengo de vivir, cuanto más a gusto me siento conmigo misma, cuantos más recuerdos colecciono y cuanto mayores son mis proyectos e ilusiones, más aparecen las palabras. Se acabó la crisis de escritura, quiero seguir creando historias, dibujando con las letras todo lo que quiera inventar, esconder mis sentimientos tras diversos recursos que sólo comprendan aquellas personas que me conozcan de verdad. Contar lo que quiero y que a veces se me escapen secretos camuflados.
Y a medida que las palabras fluyen, éstas se multiplican y mi vitalidad aumenta. Me falta tiempo, escasea el papel y me sobran las ganas de llenar páginas y páginas con este elixir de la vida.
Y no sabes cuánto me alegra saber que eres quien, sin saberlo, me ha sacado de ese vacío en el que me encontraba.

2 palabras:

Carlos dijo...

Al final solo se necesita eso, una persona, una situación, un solo instante... Basta que se encienda la chispa para que el fuego se extienda como un reguero de pólvora.
Me gusta esta entrada, sabe a trailer de película apasionante. A ver con qué palabras nos vienes en la próxima entrada, seguro que serán magníficas :)
Un beso enormísimo
PD. Creo que no voy a poder oírte hasta después del verano, este internet es una cutrada
PD2. ¿Sigues robándole el internet al vecino o ya tienes uno propio? (Me acabo de acordar y tenía que preguntarlo xD)

Omii dijo...

Geeeenial, ya te echaba un montonazo de menos :)
Resucitar con más fuerza que nunca es algo que siempre se te ha dado genial, y lo adoro
muá (L)

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.