Un hola inusual

1.11.11


El sentimiento es el mismo que se percibe al descender por las escaleras de un autobús después de unas cuantas horas de viaje, pisar un terreno desconocido, recoger las maletas y cuando caminas con todos y cada uno de tus dedos ocupados por algún tipo de utensilio, ves a esa persona, tan importante y maravillosa, por la que has realizado ese largo viaje. 
Pero las horas de culo inquieto  se olvidan instantáneamente cuando ves su cara y puedes abrazarla...
Algo así es lo que siento yo en este mismo instante, al decir hola a este rinconcito, que siempre he admirado, y que ahora puedo compartir con alguien importantísimo para mi: Ester.
Os preguntareis quien soy y que hago aquí... quien soy es algo largo de explicar... que hago aquí, es algo difícil de explicar, pero puedo deciros que soy una soñadora dispuesta a compartir mil cosas...
No encuentro casi palabras, que decir en tu primera entrada es difícil de decidir... pero.. tengo una cosa muy clara... y es mi ilusión!
Desde ahora, y a menudo:
Anika

2 palabras:

Ester L. dijo...

Me alegra que estés aquí, y sobre todo que hayas llegado con ilusión.
Bienvenida de nuevo :)

Teeburu Coriso dijo...

¡Anikaaaa, qué genial tenerte por aquí! :)
Espero poder leerte muy a menudo.
Muchos besotes.

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.