Carta futura.

29.1.16



Estimada Teresa:
No le escribo este correo con ánimo de aprobar su asignatura sin más, sino porque soy consciente de las altas expectativas que tenía en María y en mí y lo mucho que le hemos podido decepcionar, por ello, quería explicarle el por qué de esa calificación tan deficiente.

El día veintinueve de Enero María y yo estábamos sentadas en una biblioteca pública estudiando su asignatura, concretamente en los pupitres 98 y 100. Recuerdo estar estudiando el segundo grupo de autores neoclásicos; Veblen, Mead, Mannheim… Y un niño comenzó a llorar en la biblioteca, las madres creen que es una guardería… Después se oyeron muchas voces, los de bachillerato siempre entran en la biblioteca convirtiendo sus hormonas en decibelios. O eso creímos. 

El grupo de bachillerato que vociferaba por las escaleras pisaba fuerte y sonaba a cadenas… El grupo de bachillerato que vociferaba por las escaleras llevaba botas de hierro y cadenas. Y gritaba cada vez más fuerte “¡¡88!!”. Rodearon a la chica del pupitre 95, le dijeron cosas al oído que nunca supimos, la levantaron del brazo y la metieron en el baño de los chicos. Gritó mucho, pero no salió. Y así con la chica del 64, del 23, del 105… María y yo nos escondimos y perdimos la cuenta, no sabemos cuantas mas entraron en ese baño y si acaso alguna salió. También metieron a algún chico, pero ellos no gritaron durante tanto tiempo, en realidad, apenas se les oyó un par de “no, por favor”. Hubo un momento en el que ya no metieron a más, a la chica del 99, que paralizada no se había escondido detrás de esa estantería con nosotras, a ella no la llevaron al baño. Esa chica morena llevaba una falda muy bonita, creo que la he visto en una tienda del barrio, pero no la llevó por mucho tiempo, ni las medias naranjas tampoco, no sé si ella gritó más o simplemente estaba más cerca… Y después… Después… Veblen, Mead, Mannheim, Veblen, Mead, Mannheim, Veblen, Mead, Mannheim…

El día dieciocho de Octubre unos decoradores dejaron “El pisito” de la calle Azcona 21, el día veintiuno de noviembre, el grupo neonazi alquiló el local. El día veintinueve de Enero ese grupo irrumpió en la Biblioteca Pública del estado situada en Azcona 22, hubo más de noventa muertos, la mayoría chicas, veinte heridos y no sé, ni quiero saber, qué más hubo en Azcona 22 aparte de Veblen, Mead, Mannheim, Veblen, Mead, Mannheim…

0 palabras:

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.