Manifiesto a los remeros.

23.10.14

"La vida es para Machado un río, para los budistas un proceso, para los emos una mierda, y para mí, una simple barca."

Queridos remeros:
A todos los que subisteís a la barca pero no aguantasteís la potencia de las aguas bravas, fue un placer remar con ustedes. A todos los que os manteneís a flote entre estas maderas mojadas con olor a selva, deciros que vosotros sois los que más importais. Es una delicia esta capacidad de coordinación, aunque de vez en cuando a alguno le de por remar con más fuerza hacia un lado y desvíe el rumbo, gracias también a vostros, porque sino esto se haría insoportablemente aburrido. Nuestras bromas, vuestras sonrisas, hacen que ponerse a remar cada día sea completamente fácil, pero también os digo: Esta barca tiene un destino. No me importa cuantas personas haya a flote, cuantas sean realmente capaces de remar en la misma dirección, pero yo mantendré mis manos en los remos, día tras día, aunque avance sola y lentamente, aunque me invada la desesperación... Me lo prometo a mí misma, y lo que prometo lo cumplo.
Queridos remeros, sola estoy bien, con vosotros estoy mejor. Pero sabed, podeís avandonar la barca siempre que queraís, siempre que sea para emprender un mejor viaje.
Sed conscientes de que esta barca no va a dejar de avanzar jamás, llena o vacía, porque tengo muchas metas a las que llegar y muchos sueños que visitar.
C&R

1 palabras:

Sheyimash dijo...

¡Buen texto! Y digo más: ¿por qué no incluir en esa metafórica barca a cuanta más gente mejor? ¿por qué no incluir a toda la Humanidad? Hasta el capataz que pega los latigazos tiene cabida entre los 99 que reman. Aunque estos se guarden para sí el derecho de lanzarle por la borda el día menos pensado...

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.