Fluir de dedos.

29.12.13

Me duelen los dedos.
Duelen por esa enérgica palmada que llama la atención de un animal que solo te pone a prueba, que sólo pretende saber hasta dónde puede llegar con sus fechorías.
¿Es acaso lo que yo no hice nunca? ¿Nunca he puesto a nadie a prueba conmigo y por eso no sé hasta dónde se puede llegar? ¿Por eso me paso del límite con la misma ligereza que un colibrí alza su vuelo?

Un entresijo de cables se enreda más por segundos por todo mi cuerpo, con cada ínfima decisión, con cada pensamiento escondido que deriva en lo mismo que todos los demás. Podría utilizar hostilidades para expresarme como inconscientemente acostumbro a hacer en la vida cotidiana, pero no. No imagino cómo se puede ser hostil mediante letras.
Siempre me han provocado úlceras los tristes que te cuentan sus penas, los deprimidos y los pesimistas, por eso me engaño a mi misma tratando de poner punto y final a los textos con mensajes enérgicos, creyendo que escribiendo se ha curado todo y ofreciendo a los que podrían leerlo un mensaje positivo. Escribir sana, eso lo tengo claro; pero no borra ni olvida.

La vida es preciosa. ¡Mirate las manos! Es alucinante saber que eres de carne y hueso, pero piénsalo bien: de carne y hueso. La vida podría ser peor, cierto. No vivimos una guerra sangrienta, ni bombas reiteradas, ni una epidemia de una enfermedad dolorosa, ni nadie, salvo que sea un loco, vendrá a buscarnos a casa por orden de un emperador para utilizar en nosotros las torturas más descabelladas. Cierto, todo podría ser peor. Pero... ¿Y qué? Aceptadlo, esta técnica no sirve para nada. Los sentimientos dicen que te sientes mal y te sientes mal en una guerra o en el tranquilo mundo capitalista, y viceversa.

Me duelen los dedos.
Duelen de meterlos en yagas ajenas y propias de la manera más inocente. Sí, me duelen los dedos de inocencia, vergüenza y esfuerzo.

1 palabras:

Sin Ritmo dijo...

"Escribir sana, eso lo tengo claro; pero no borra ni olvida" me quedo con esta frase que apuñala.
Tranquila, no sólo estas tú, somos muchos los que estamos cansados.
Me ha sobrado un día para suscribirme a ti, a tu blog.
Por sí te apetece pasarte: mellamansinritmo.blogspot.com.es

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.