Incertidumbre

15.4.13

¿Sabéis de esas palabras que tan sólo con pronunciarlas puedes notar su significado? Algo así como "redundante" "polvorón" "crujir" "abrupto". Tal vez sea algo subjetivo, pero a menudo es bastante divertido utilizarlas dando énfasis a tan distinguida cualidad.

Pero... Incertidumbre.... tan sólo con oír esta palabra todo el calor que el sol irradia sobre mi piel se vuelve un enorme iceberg. Ahora no hablemos de ella gramaticalmente... centrémonos en los sentimientos. Esas mariposas que revolotean con una intensidad variada y en distinto lugar dependiendo del estímulo que las provoca. (En efecto, he aquí mi definición de sentimiento)

Si hay algo que se asemeja al horror de sentir impotencia, es estar sumidos en incertidumbre.
Nuestra vida es como una carrera de árboles. Exacto, extraño pero es exactamente eso...
Estamos formados por decenas de ramas, y las necesitamos todas y cada una para correr sobre el asfalto carmesí. Si una falla, podremos proseguir con una pequeña mella, ergo nuestro avance será menor.
En el momento en el que alguna de esas ramas que nos confronta se sumerge en un periodo de incertidumbre, nuestra carrera se ralentiza. Pero lo único que podemos hacer es esperar...
¿Qué tipo de idiota se detiene y sienta a esperar en mitad de una carrera? Por antagónico que resulte, el más sabio.
Efectivamente, el más sabio es el que será considerado más idiota. Y es que resulta que aquel que prosigue su carrera con la esperanza de que su rama sumida en incertidumbre resuelva sus dudas por el camino, es el que las resuelve rápido y de mala manera. Aquel que se sienta, espera a que sea el momento idóneo para actuar y resolver aquello que le ocupa, obtendrá unos resultados óptimos...
Ahora bien, sabiendo que la incertidumbre nos puede convertir en sabios... ¿Por qué no disfrutar de ella en vez de atormentarnos?

Nadie dijo que fuese fácil vivir cuando empezamos. Es más, cuando empezamos a vivir, nadie nos dijo nada, tan sólo la experiencia así pues... A EXPERIMENTAR SE HA DICHO!

Ana.

4 palabras:

Ester L. dijo...

No sabes lo que disfruto leyendo y compartiendo tus reflexiones.
Me alegra que hayas decidido volver a publicar :)

Sílvia dijo...

La cierto es que el prefijo in nunca ha estado de mi lado, pero 'incertidumbre' guarda certeza en su interior, vaya paradoja!
Y la única certeza conocida es que no conocemos nada.. (Lo mío son las paradojas, ya ves) Ya lo decía Sócrates, el que sólo sabía que no sabía nada.

Disfrutemos de ella pues.

bull dijo...

Bien, se dice simple el esperar, de hecho mas que una palabra es una cualidad, no se si aprendida o instintiva pero es muy difícil ponerla en práctica, no lo sé, quizas el tiempo o las experiencias hacen de uno un ser paciente que disfrute incluso lo que resultaría para mi ahora insoportable. Admiro la paciencia de las personas, admiro esa cualidad que a mi lamentablemente me falta y que espero muy pronto se me revele...
La incertidumbre, vaya, que temazo.. ;)

María Isabel GS dijo...

"Incertidumbre" y sucedáneos, todas esas palabras, sensaciones e incluso miedos que vienen detrás de ella. No saber qué esconde, ya de por sí nos hace temblar a más de uno/a.
Cuando empezamos a vivir, vamos de cabeza a cometer errores para aprender, y que no nos quiten eso o nos moriremos de golpe (todo sería bastante aburrido si las cosas nos salieran siempre a pedir de boca, nadie se enfrentaría a nada, ni lucharía por lo que verdaderamente quiere porque no precisa de un gran esfuerzo. Y ya sabemos lo que dicen, "lo fácil, aburre").

Me ha gustado mucho el texto, y tus impulsos para reflexionar sobre ciertas cosas.

Un abrazo.

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.