Buenos días :)

8.12.11

Siento estar tan desaparecida, este maldito curso me tiene hasta las narices. Realmente, el viernes pasado me dieron las notas y estoy un poco de relax porque se acercan las recuperaciones y yo no tengo nada que hacer, pero todos los días de estudio anteriores me han dejado sin energías y cuando tengo un poco de tiempo no me apetece nada escribir. Realmente, llevo desde Septiembre que apenas escribo, y no me convence demasiado, así que tampoco voy a poneros nada por aquí. Menos mal que tengo a mi salvadora Anika que publica de vez en cuando, que sino esto estaría apagadísimo.
Aunque ahora, mientras me he puesto a escribir esta entrada para disculparme, he recordado algo que escribí la semana pasada y que sí me gustó, así que aquí os lo dejo.
Pasad un buen puente :)

Norma nº 1: No volveré a mirar la vida con pesimismo.
Norma nº 2: En cada caída veré la oportunidad de levantarme.
Norma nº 3: Juzgaré a la gente por sus valores y no por sus errores.

Podría escribir una lista interminable de normas que imponer a mi vida (que hoy me veo con fuerzas suficiente como para cumplirlas todas), pero sería escribir y escribir, cuando todo vendría a significar lo mismo. Hoy me he dado cuenta de que si las cosas pasan, no puedes hacer nada por evitarlas, pero sí cambiar tu punto de vista. He aprendido que todo, absolutamente todo, puede ser muy diferente si lo miras de forma optimista. Cada tropiezo implica levantarse, y si la vida únicamente estuviera hecha de una recta sin final, no sabríamos valorar lo que es estar en lo más alto, porque todo sería lo mismo. Eso no significa que nos satisfaga tener malos momentos (algunos muy, muy malos), pero en la mayoría de los casos no está en nuestras manos la capacidad de cambiar la situación, y lo único que podemos hacer, lo único, es tratar de sobreponernos al dolor. Porque el dolor nos bloquea, nos impide actuar, y cuanto más poder le damos al dolor, más capacidad tiene de convertirnos en sus marionetas, adentrándonos en una espiral de la que es difícil salir si no nos proponemos empezar el cambio en nosotros mismos.
Por eso, me he propuesto vivir la vida de otra manera. Se acabaron las lágrimas estúpidas por estúpidas estupideces que no merecen la pena. Hay problemas mucho más graves por los que preocuparse. A partir de ahora, si algo o alguien duele, que sea porque merece la pena. A partir de hora, todas las mañanas, me vestiré con mi mejor sonrisa y miraré al mundo con ojos de soñadora. En cada rincón puedo encontrar una oportunidad.
Y las sonrisas, para mí, serán la señal más absoluta de que mis esfuerzos por ser feliz habrán merecido la pena. Sólo recibir una como respuesta, será más que suficiente.
Porque la vida, la vida no es nada sin una sonrisa. 

Ester.

3 palabras:

Malvado Dylan dijo...

Respecto a la norma tres...Siento decirte que andas errada, porque es difícil no juzgar ciertos errores, por muy buenos que fueran los primeros valores, si haces eso te arriesgas a legitimar, por ejemplo, a Mao, a Fidel, o al Che.

Sheyimash dijo...

Una de las cosas que a mí me hace más feliz, es compartir esto que expresas contigo, ver cómo lo vivo yo mismo y verte a ti Crecer. Verlo también en quienes nos rodean, pues al final, de una u otra forma, estamos aprendiendo todos lo mismo.

Justamente ayer pensaba en la importancia de dar toda nuestra energía y atención, a las cosas verdaderamente importantes, no permitiendo que los disgustos, decepciones y desengaños fugaces y pasajeros se apoderen de nosotros. ¿Para qué?... Estamos en el camino y tenemos la brújula, solo nos falta mantenernos firmes y valientes... y recorrerlo.

Descansa, relájate, y cuando sientas sobrecarga o tensión, no eleves los puños contra el viento, y sonríe. Recuerda que en el Aquí y el Ahora, encontramos SIEMPRE la Paz perfecta.

Abrazos...

S.

Anika/ Nuxxy dijo...

Pensaba decirta tan solo ":)", darte una sonrisa de esas que me sacas porque, sinceramente te adoro... y pienso que tienes mucha razón... pero, me quedé pensando y... creo que añadiré tambien una frase de una canción que en los malos momentos siempre me ayuda y dice "rie cuando puedas y llora cuando lo necesites" y es totalmente real, es igual de malo ser pesimista que retener una lagrima necesaria asi que, inspira, respira y disfruta de tu nueva lente para tu vida y sé feliz.. sobretodo se feliz :D

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.