Este agobio con patas que soy yo

27.9.11

desde que ha empezado el curso, os deja un relato bastante antiguo.
Apenas tengo tiempo de nada últimamente. Me he propuesto empezar a hacerme resúmenes todos los días, aunque no haya exámenes aún, porque quiero sacar buenas notas (que el curso cuenta más que Selectividad), y entre eso y las actividades extraescolares... No doy a basto. 
Encima, cuando me conecto, tengo que seguir con un trabajo de Filosofía online y escribir el artículo semanal de La Persiana. No doy a basto, no doy a basto.
Pero bueno, ya me ganaré un merecido descanso.
Sin más, aquí está el relato:

Como la espuma, navego en el mar. Acompaño a barcos, peces y pedazos de sueños abandonados en botellas a la deriva. Sigo su rastro y dibujo destellos cuando más de una ilusión truncada se deshace en el océano. Pero por las noches, cuando la luna ilumina al mar, dejo de ser pintora para convertirme en todas las lágrimas que devuelven el agua al planeta. Lágrimas por lo que nunca llegué a ser, por lo que no me dejaron regalar.

3 palabras:

Omii dijo...

Pues para no tener tiempo si que tienes imaginación y preciosas letras :)


Suerte en todo eso jaja

Sheyimash dijo...

Yo tampoco doy abasto... ¡pero no pasa nada! jaja.

Lo importante es que tengas siempre un mínimo despacio para dedicarte a Ti, además de desarrollar tus creatividades y no solo tus obligaciones.

Muy bonito el "relatín" jeje. A lo que has hecho en él -por si no lo sabías- se le llama "pintar con palabras".

Un beso.

PD: Revisa el texto de la entrada ;)

María/A cualquier otro lugar dijo...

Pues muchos ánimos y no te estreses mucho :) Ya he comentado la idea de repartir el manifiesto por el blog, y les ha gustado mucho :)

¡Besos!

Publicar un comentario

Tus palabras también son importantes.

Afílianos

El baúl de la habitación de al lado

Palabras...

>> Muchas veces las palabras que tendríamos que haber dicho no se nos presentan en el espíritu hasta que ya es demasiado tarde.
André Gide.


>> La palabra que retienes dentro de ti es tu esclava; la que se te escapa es tu señora.
Proverbio persa.




Huellas.